Brasilia. Los datos del estatal Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) demuestran el éxito de la política económica local, dijo este lunes el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva.

"La vida del pueblo brasileño está mejorando", afirmó Lula en su programa de radio semanal "Desayuno con el Presidente".

El mandatario volvió a defender la política de transferencias monetarias como factor de crecimiento de la economía, sobre la base de las cifras del sondeo de Presupuesto Familiar 2008 y 2009 realizado por el IBGE.

Los números, divulgados este jueves, revelaron que las familias brasileñas gastan en transporte lo mismo que en alimentación.

Los gastos en transporte alcanzan 16% del presupuesto de las familias, frente a 16,1% destinado a alimentación. En 2009, las familias tenían un gasto promedio total de 2.626,31 reales (1472,9 dólares) al mes.

"Creo que vale la pena que digamos al mundo que tenemos que distribuir para que la economía crezca y no esperar a que la economía crezca para distribuir", afirmó el mandatario.

"Cuando das un poco de dinero a las personas más pobres, ellos no compran dólares, ellos no invierten en la bolsa. Ellos van al supermercado a comprar comida, comprar ropa, comprar las cosas que necesitan para sobrevivir", agregó.

El presidente dijo haber quedado "aterrorizado" con la destrucción provocada por la lluvia en los estados de Alagoas y Pernambuco, en el noreste de Brasil, la semana pasada.

Para Lula, fue importante visitar los lugares más afectados por las lluvias e inundaciones, en compañía de varios ministros, para la toma de medidas rápidas.

Lula viajó a la región el jueves, cuando anunció el desembolso de 275 millones de reales (154,23 millones de dólares) para cada estado para ayudar a las tareas de reconstrucción.