Tras rechazo del Tribunal Superior a última apelación de Lula en Brasil, su defensa pidió medida cautelar al Comité de Derechos Humanos de ONU en Ginebra, según su abogado Cristiano Zanin. 

El pedido reclama que el Gobierno brasileño impida el encarcelamiento de Lula hasta que se agoten todos los recursos jurídicos disponibles en el caso de la condena a 12 años de cárcel por corrupción contra el ex presidente, según el texto firmado por tres abogados de Lula y el activista de derechos humanos británico Geoffrey Robertson.

El juez del caso "Lava Jato" ("Lavado de autos") Sérgio Moro dio a Lula plazo hasta las 17 horas de este 6 de abril para que se entregue voluntariamente a la Policía en la sureña ciudad de Curitiba, después de que la Corte Suprema negase al ex presidente un recurso de "habeas corpus" para evitar una orden de arresto.

Seis de 11 jueces negaron a Lula el "habeas corpus" en un voto ajustado que se extendió durante casi 11 horas desde el miércoles hasta la madrugada del jueves. "La decisión por un margen estrecho (...) demuestra la necesidad de que un tribunal independiente examine si la presunción de inocencia fue violada en el caso de Lula", señaló el comunicado de la defensa.

Lula recibió la orden de presentarse hasta las 2000 GMT del viernes ante la policía para iniciar el cumplimiento de una condena a 12 años de cárcel por haber recibido sobornos de parte de una empresa de ingeniería a cambio de ayuda para obtener contratos con la petrolera bajo control estatal Petrobras.

La defensa de Lula había presentado este 6 de abril un nuevo recurso especial de "habeas corpus" ante la segunda corte del país, el Superior Tribunal de Justicia (STJ), para intentar frenar el inminente ingreso a prisión, pero le fue denegado.

Rechazan pedido de Lula para permanecer en libertad. La máxima corte de apelaciones de Brasil rechazó este viernes el más reciente recurso de amparo presentado por el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, para permanecer fuera de prisión hasta que haya agotado todas las acciones posibles contra una condena por corrupción, de acuerdo a un documento del tribunal.

Lula recibió la orden de presentarse hasta las 2000 GMT del viernes ante la policía para iniciar el cumplimiento de una condena a 12 años de cárcel por haber recibido sobornos de parte de una empresa de ingeniería a cambio de ayuda para obtener contratos con la petrolera bajo control estatal Petrobras.

Lula espera en bastión sindical de Sao Paulo. Lula, favorito para las elecciones del 7 de octubre, se encontraba en la sede del Sindicato de los Metalúrgicos de Sao Paulo, su bastión político desde sus años como líder sindical. Según el diario "Folha de Sao Paulo", el expresidente de 72 años le habría dicho a un reportero del diario que había decidido no entregarse en Curitiba. Su defensa no confirmó ese extremo.

Cientos de seguidores del presidente se han congregado este viernes delante de la sede del sindicato para respaldar a Lula, ícono de la izquierda latinoamericana por los éxitos de sus Gobiernos entre 2003 y 2010. El ex líder obrero fue condenado en 2017 a prisión por cargos de que aceptó la reforma de un apartamento de la constructora OAS a cambio de favorecer a la empresa en sus negocios con Petrobras. La petrolera estatal está en el centro de los escándalos de "Lava Jato".

Un tribunal de apelación en enero la condenada impuesta por Moro y subió la pena de cárcel de inicialmente nueve años y medio a 12 años y un mes.

* Con información de Reuters y DW.