Río de Janeiro. El ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) se mostró hoy confiado en que el Supremo Tribunal Federal (STF) autorizará su nombramiento como ministro de la Presidencia, luego de que la justicia suspendió de forma cautelar la designación.

"El próximo jueves, si todo sale bien y la Corte Suprema lo aprueba, estaré asumiendo el ministerio", aseguró hoy Lula durante un acto en la ciudad de Fortaleza, capital del estado de Ceará (noreste), donde lanzó críticas contra el vicepresidente del país, Michel Temer, presidente del Partido del Movimiento Democrático Brasileño (PMDB).

Esta semana el PMDB formalizó su rompimiento con el gobierno y anunció que apoyará un juicio político para destituir a la presidenta brasileño, Dilma Rousseff.

"Como constitucionalista, como profesor de Derecho, Temer sabe que el 'impeachment' es un golpe", afirmó Lula al agregar que "la forma más vergonzosa de llegar al poder es intentar derrumbar un mandato legal".

El ex mandatario brasileño fue nombrado ministro de la Presidencia, el cargo más importante del gobierno, el pasado 17 de marzo, aunque la Justicia anuló esta decisión de forma provisional a la espera que el STF se pronuncie.

El juez que decidió suspender el nombramiento alegó que Rousseff le ofreció el cargo a Lula para que éste tuviera fuero, lo cual lo blinda ante la justicia común en un momento en el que es investigado por su supuesta participación en la corrupción en Petrobras.

En su discurso, Lula agregó que Rousseff "no cometió ningún delito" ni "ninguna irregularidad", tal y como denuncia la oposición, por lo que "defender el 'impeachment' hoy es ser un golpista en este país", reiteró.

El ex presidente brasileño concluyó que "la mejor forma de llegar al poder es a través del voto".