Brasilia. El ex presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, arribó este miércoles a la ciudad de Curitiba, donde por la tarde rendirá testimonio ante el juez Sergio Moro, en una de las acciones de que es acusado en la Operación Lava Jato.

     El interrogatorio está marcado para las 14:00 tiempo local (17:00 GMT), el cual no será transmitido en directo, pero se grabará en video para ser divulgado algunas horas después de que concluya el testimonio.

     El ex mandatario Lula da Silva (2003-2010) llegó en un avión privado al aeropuerto "Afonso Pena" de Curitiba en el estado de Paraná (sureste), ciudad a la que también debe llegar la ex presidenta Dilma Rousseff, para prestar solidaridad al ex presidente, su mentor político.

La causa contra Lula da Silva es acompañada con gran atención por la opinión pública, porque su resultado será decisivo para el proceso político brasileño en los próximos meses.

     Da Silva declarará en la causa en la que se le acusa de haber recibido 3,7 millones de reales (1,15 millones de dólares) en sobornos de la constructora OAS, a través de un departamento tríplex en Guarujá, litoral de Sao Paulo, y el almacenamiento de bienes del archivo presidencial entre 2011 y 2016.

     El político es imputado de los delitos de corrupción y lavado de dinero, bajo la forma de "ventajas indebidas" recibidas de forma directa e indirecta.

     Un fuerte esquema de seguridad ha sido montado en Curitiba, especialmente en las proximidades de la sede de la Justicia Federal, para evitar enfrentamientos entre grupos a favor y en contra del ex presidente.

     Una comitiva con legisladores del Partido de los Trabajadores (PT) y fuerzas aliadas arribó también hace poco desde Brasilia (capital) para acompañar el testimonio del ex presidente, quien estará por primera vez frente a frente con el juez Moro.

    

      Al llegar al aeropuerto "Afonso Pena" en Sao José dos Pinhais, el diputado petista, Wadih Damous, afirmó que el grupo está en Paraná para apoyar a Lula y entrar en la "batalla política" desencadenada por Moro.

     "Este juez no se conduce como un juez, él hace política, conduce el proceso para hacer política", dijo Damous.

     El grupo de legisladores visitará el campamento montado por el Movimiento de los Trabajadores Rurales Sin Tierra (MST) en la región central de la capital de Paraná.

     La causa contra Lula da Silva es acompañada con gran atención por la opinión pública, porque su resultado será decisivo para el proceso político brasileño en los próximos meses.

     En caso de ser condenado y que la sentencia sea confirmada por un tribunal superior, Lula da Silva quedaría automáticamente inhabilitado para postular a las elecciones presidenciales de 2018.

     El ex mandatario lidera en la actualidad con holgura los sondeos de intención de voto en todos los escenarios posibles.