Brasilia, Andina. El ex presidente brasileño Luiz Inacio Lula da Silva criticó a las elites que defienden la desigualdad social y confirmó que retomará la actividad política de cara a las elecciones de 2012.

“La reducción de las desigualdades incomoda a algunas personas en Brasil en momentos donde los más carenciados pueden hasta viajar en avión y gozan de una mayor capacidad de consumo", declaró el ex presidente.

Sostuvo que los “ricos” no saben lo que son 100 reales (US$75) en las manos de un “pobre", cuyo salario aumentó en los últimos años.

"Cuanto más sindicatos y asambleas existan tendremos mejor calidad de empleos", asevera.

Asimismo, rechazó haber dejado una "herencia maldita" para su sucesora Dilma Rousseff, publicó este domingo Folha de Sao Paulo.

"Voy a volver a viajar por Brasil y hablar con las personas", prometió Lula, quien se desempeña presidente del Partido de los Trabajadores.