Río de Janeiro. Resaltando los avances económicos y sociales que ha tenido su gobierno, el presidente Luiz Inácio da Silva, solicitó que el pueblo brasileño apoye a la mandataria electa Dilma Rousseff, quien asumirá el próximo 1 de enero.

"Apoyen a la nueva presidenta, así como me apoyaron a mí en todos los momentos”, pidió el presidente.

En su última declaración trasmitida en cadena nacional, el mandatario también destacó que durante sus ocho años de gobierno se hizo el esfuerzo por construir un país basado en la inclusión social, en la democracia con libertad plena y en la inserción soberana de Brasil en el mundo.

"Salgo del gobierno para vivir la vida de las calles. Hombre de pueblo, que siempre fui, seré más pueblo que nunca, sin renegar de mi destino y jamás huirle a la lucha. No pregunten sobre mi futuro porque ustedes ya me dieron un gran presente. Pregúntenme por el futuro de Brasil y crean en él", dijo Lula da Silva.

Según informó la Agencia Venezolana de Noticias, el jefe gobierno hizo un recorrido por las principales obras de su gobierno y recordó que en estos ocho años 28 millones de brasileños salieron de la miseria, 36 millones ingresaron en la clase media, 13 millones de familias reciben ayuda estatal y se crearon 15 millones de nuevos empleos, entre otras obras.