Sao Paulo. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, suspendió su asistencia a la apertura de la sexagésima quinta Asamblea General de Naciones Unidas el 23 de septiembre, debido a la cercanía de los comicios en el país, indicó este miércoles su oficina de prensa.

Será la primera vez que el mandatario no asiste al evento en Nueva York desde que asumió la presidencia del país, en 2003.

Las elecciones presidenciales del 3 de octubre pesaron en la decisión del mandatario, informó el departamento de prensa.

El canciller brasileño, Celso Amorim, representará al país en el encuentro.

La Asamblea General de la ONU reúne a representantes de 192 países y a su órgano de toma de decisiones.