Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Lula da Silva, o su canciller, Celso Amorim, son candidatos a comandar la agencia de la ONU para la Alimentación y Agricultura (FAO), con sede en Roma, a partir de 2011, según especula este viernes un diario paulista.

Fuentes diplomáticas citadas por el diario "O Estado de Sao Paulo" indicaron que Brasil formalizó su decisión de presentar un candidato a la dirección general de la FAO, aunque sin revelar el nombre del aspirante.

Según las fuentes, el candidato original de Lula, José Graziano, tiene pocas chances, por lo que surge también la posibilidad del presidente y de Amorim, en caso de que no sea el canciller de la nueva presidenta, Dilma Rousseff.

A partir del primero de enero, Lula -recordó el periódico- expresó que quiere trabajar en la cooperación entre América Latina y África. "En las últimas semanas se acentuaron los rumores sobre la FAO, uno de los organismos de la ONU menos vibrantes que podría funcionar como un trampolín para los cargos más osados", añadió el diario.

Sin embargo, Lula, según su ministro de Relaciones Institucionales, Alexandre Padilha, tendrá que concentrarse el próximo año en un proyecto de reforma política que servirá para apuntalar al gobierno de Rousseff.