Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, no irá este domingo a la fiesta de celebración de la presidenta electa Dilma Rousseff, pues según trascendió, el mandatario quiere que celebre tranquila ya que "este día es de ella".

En conversación con periodistas, Gilberto Carvalho, jefe de gabinete de Lula, aseguró que el mandatario siguió la votación tranquilo y prefirió no mostrarse en público para no opacar a Rousseff.

La presidenta electa de Brasil, que es correlegionaria de Lula en el Partido de los Trabajadores (PT), obtuvo este domingo una holgada victoria de 56%, versus el 44% de su contendor del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), José Serra.