Río de Janeiro. El ex presidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva, en prisión desde el pasado 7 de abril, aseguró que se mantiene como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) a las elecciones de octubre y que solamente renunciará a ello si la Justicia encuentra alguna prueba contra él.

Lula hizo llegar un mensaje al famoso teólogo brasileño Leonardo Boff, quien visitó  al exmandatario este lunes en la sede de la Policía Federal de Curitiba (sur de Braisl), donde se encuentra cumpliendo una condena de doce años y un mes de prisión.  

"Me pidió que le mandara un recado a los periodistas y que les avisara que es candidatísimo. Me avisó que sólo renuncia a la candidatura el día en que (Sergio) Moro (el juez que lo condenó) presente una única prueba de que es dueño del apartamento; que mientras no haya pruebas sigue siendo candidato porque quiere volver a gobernar para favorecer a los pobres", dijo Boff.

Lula fue condenado por Moro por corrupción pasiva y lavado de dinero acusado de haber recibido un apartamento de la constructora OAS en el litoral del estado de Sao Paulo a cambio de favorecerla en contratos con la estatal Petrobras, algo que el exmandatario niega.

"Me pidió que le mandara un recado a los periodistas y que les avisara que es candidatísimo (:::) que mientras no haya pruebas sigue siendo candidato", dijo Leonardo Boff.

Según la ley brasileña, una persona con una condena en firme no puede presentarse a ningún cargo público, lo que impediría que Lula, que lidera todas las encuestas de intención de voto para los comicios de octubre, aspire a volver a la Presidencia.

Según Boff, Lula  no considera la inhabilitación un obstáculo y dijo que le pidió decir que es candidato y que, de vencer las elecciones, repetirá "las políticas para favorecer a los más pobres (de sus dos mandatos)" y las convertirá "en políticas de Estado".

El exfraile franciscano, quien es uno de los principales exponentes de la Teología de la Liberación, afirmó que Lula se encuentra en buen estado, que lee mucho y reflexiona mucho en su celda, y que está "muy indignado" con las acusaciones que le hacen, que son "falsificaciones, distorsiones y mentiras no sólo para impedir su candidatura y debilitar el PT, sino también para desmoralizar un proyecto (político) que tiene una dimensión social innegable".