Sao Paulo. El ex presidente brasileño Luiz Lula da Silva expresó su preocupación ante la evolución de la crisis global en un encuentro con congresistas en su domicilio, donde dijo estar superando los efectos colaterales de un tratamiento con quimioterapia contra un cáncer en la laringe.

El presidente de la Cámara de Diputados, Marco Maia, dijo que el mandatario habló sobre política y expresó su preocupación ante los eventuales "efectos" de la crisis en la economía brasileña, reportó la agencia ANSA.

Lula continúa en su departamento de Sao Bernardo do Campo, cordón industrial de Sao Paulo, desde que concluyó el fin de semana pasado la primera fase del tratamiento de quimioterapia para combatir un cáncer que le fue detectado el 29 de octubre.

El ex mandatario "está muy alegre, muy bien dispuesto, es obvio que él, como cualquiera de nosotros, siente los efectos de la quimioterapia, quien ya pasó por eso sabe que nos es un tratamiento fácil", declaró Maia, tras la visita en la que también estuvo José Sarney, titular del Senado.

Lula, quien el jueves fue visitado por la presidenta Dilma Rousseff, había comentado su intención de retomar las actividades esta semana.