Caetes, Brasil. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, intentará hablar con el presidente electo de Colombia, Juan Manuel Santos, para encontrar una salida a la actual crisis diplomática entre ese país y Venezuela.

La temperatura de las relaciones entre los países andinos subió cuando Colombia denunció el jueves ante la Organización de Estados Americanos (OEA) que Caracas estaría protegiendo a 1.500 guerrilleros de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y del Ejército de Liberación Nacional (ELN).

Casi de inmediato, el presidente Hugo Chávez rechazó las acusaciones, cortó las relaciones diplomáticas y puso en alerta a sus fuerzas armadas en la porosa frontera de 2.200 kilómetros, que suele estar repleta de militares de ambas naciones.

"Pretendo encontrar una forma de conversar con él (Santos)", dijo Lula, tras un evento celebrado este viernes en Caetés, en el estado de Pernambuco.

El mandatario afirmó que asistirá a la ceremonia de toma de poder de Santos el 7 de agosto en Bogotá.

Tras el anuncio del mandatario venezolano, Lula lo llamó para mostrar su preocupación por la situación y defender una "solución negociada" para el caso.

El viernes Lula dijo que lo sorprendió el momento en que se produjo el quiebre de relaciones entre los vecinos.

"Lo que a mí me extraña es que faltan muy pocos días para que el compañero (Alvaro) Uribe deje la presidencia de Colombia", destacó Lula.

"El nuevo presidente ha dado señales claras, incluso con los ministros que escogió, de que quiere construir paz", concluyó el mandatario brasileño.