Brasilia. "Salgo del gobierno para vivir la vida de las calles", afirmó el presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, en un emotivo mensaje de despedida de once minutos transmitido por la televisión en cadena nacional.

En la alocución resaltó los logros de su gobierno, se despidió de la gente y destacó lo que a su juicio es
"el mayor ascenso social de todos los tiempos".

Aludiendo a su propia historia personal, dijo que "donde haya un joven que quiera soñar en grande, lo llamo a mirar mi historia y ver que nada es imposible", indicó Infobae.

“Saldamos nuestra deuda con el Fondo Monetario Internacional, y ahora nosotros le prestamos dinero a ellos".

Y añadió que "como el hombre de pueblo que siempre fui, seré más pueblo que nunca, sin renegar de mi destino y sin huir jamás de la lucha. Viví en el corazón del pueblo y quiero seguir allí hasta el final de mis días. Más que nunca, soy hombre de una sola causa y esa causa es Brasil".

En este contexto manifestó su esperanza de que "donde haya una madre y un padre desesperados, quiero que mi recuerdo les traiga algo de consuelo".

Sobre su gestión señaló que "si gobernamos bien fue, principalmente, porque conseguimos librarnos de la maldición elitista con que los dirigentes políticos de este país gobernaron para apenas un tercio de la población".

Y sobre la administración de su sucesora, puntualizó que "Dilma será una presidente a la altura de este nuevo Brasil, que respeta a su pueblo y es respetado por el mundo".

En el plano económico destacó que subió el salario mínimo, se triplicó el presupuesto para educación, y se redujo la pobreza y “saldamos nuestra deuda con el Fondo Monetario Internacional, y ahora nosotros le prestamos dinero a ellos".

El popular presidente Lula no descarta volver a postular a la presidencia en 2014.