Sao Paulo. El presidente de BRasil, Luiz Inácio Lula da Silva, dijo este domingo que espera que el nuevo presidente o presidenta, mantenga el rumbo que ha tomado el país en los últimos años y particularmente en su mandato.

Luego de votar en San Bernardo do Campo, Lula da Silva dijo que "Brasil necesita continuar con este momento extraordinario que está viviendo. Un momento casi mágico para un país que pasó el siglo XX con muchas amarguras. Espero que el nuevo presidente mantenga la tendencia de crecimiento en marcha del país".

Asimismo, el presidente de Brasil manifestó su deseo de que su correlegionaria del Partido de los Trabajadores (PT), Dilma Rousseff, se convierta en la nueva mandataria del país sudamericano y que su contrincante del Partido Social Demócrta de Brasil (PSDB), José Serra, salga más abajo de lo que se proyectó antes de la votación.

"Serra saldrá desfavorecido de esta elección. Él realizó una agresiva campaña contra Dilma. Ella fue la víctima de los prejuicios contra la mujer", dijo Lula, hace poco más de una semana, luego que el senador electo Aécio Neves (PSDB), señalara que el presidente saladrá mal de la elección.

El senador electo por Sao Paulo, Aloysio Nunes Ferreira (PSDB), refutó la declaración de Lula, diciendo que el que sale mal de esta elección es el propio presidente. Otro partidario de Serra en reaccionar, fue el gobernador electo de Sao Paulo, Geraldo Alckmin, señalando que el candidato opositor es un "guerrero".

Aecio, dijo este domingo que independientemente de quién gane, la primera misión del próximo presidente será pacificar el país, para que sea un espacio abierto para el diálogo. En ese sentido, planteó que la declaración de Lula no contribuye a este escenario, según informa la versión on line del diario brasileño O Globo.