Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, pidió este miércoles un mayor involucramiento de Siria en el proceso de paz en Oriente Medio y fue elogiado por el mandatario sirio, Bashar Al-Assad, por la actuación del país en la región.

Lula también defendió el involucramiento de Brasil en el proceso de paz de Oriente Medio, que clasificó como "una responsabilidad de todos" y un "conflicto que trasciende las dimensiones regionales".

"Siria es un socio indispensable en la búsqueda de paz. No se retomarán las negociaciones sin el involucramiento de todos", declaró Lula antes de ofrecer un almuerzo para su homólogo sirio, de visita en Brasil.

"Todos los ojos se vuelcan a Damasco en busca de una palabra de autoridad y moderación. Siria tiene que ser oída e involucrarse en las grandes discusiones sobre el futuro de Oriente Medio", agregó.

El mandatario sudamericano apoyó la devolución de los Altos del Golán a Siria, que actualmente están en manos de Israel, y la creación de un Estado palestino.

Por otro lado, condenó los ataques terroristas contra Israel, pero también el bloqueo y los ataques del Estado judío contra la Franja de Gaza.

"Contamos con Siria para ayudar a alcanzar una verdadera reconciliación entre palestinos (e israelíes)", destacó Lula.

Al-Assad, el primer jefe de Estado sirio que visita Brasil, elogió la participación y la postura del país respecto de los temas de Oriente Medio, como la condena de la guerra liderada por Estados Unidos contra Irak y el intento por mediar en las negociaciones entre israelíes, árabes y palestinos.

"Siria admira la postura positiva de Brasil y de Turquía para llegar a un acuerdo en el que Irán aceptó el canje de energía nuclear", dijo el líder sirio, quien destacó que la iniciativa demuestra la voluntad del Gobierno iraní de solucionar la disputa en forma pacífica, a diferencia de Israel que posee armas nucleares.

"Israel siempre pone obstáculos para encontrar la paz. En 2006 hubo un ataque al Líbano, en Gaza murieron muchos inocentes, el cerco continúa y Jerusalén sigue sufriendo con problemas", afirmó el líder sirio, quien recordó la reciente agresión israelí a una flotilla de buques que llevaban ayuda humanitaria a Gaza.

Al-Assad también apoyó el ingreso de Brasil como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU.

Comercio bilateral. Ambos mandatarios consideraron que el volumen comercial entre las dos naciones es pequeño. Entre 2003 y 2009, dicho volumen creció desde alrededor de US$78 millones a cerca de US$307 millones.

El líder sirio pidió el comienzo de negociaciones para el libre comercio entre Siria y el Mercosur, un acuerdo ya firmado entre Israel y el bloque de países sudamericanos.