Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, defendió una vez más el lunes la participación de Brasil en el proceso de paz de Oriente Medio, en el que la ONU no ha logrado negociaciones exitosas hasta ahora.

"En la medida en que la ONU no cumpla ese papel, existe un vacío, o sea, todo el mundo habla sobre la crisis de Oriente Medio, pero nadie resuelve. Brasil está tratando de dar su contribución", dijo Lula en su programa de radio semanal "Desayuno con el Presidente".

El mandatario rebatió las críticas respecto a que el gobierno brasileño se estaría involucrando en el proceso sin haber sido invitado.

"No es que Brasil quiera entrometerse en la discusión", justificó, agregando que tanto Israel como la Autoridad Nacional Palestina y Jordania "quieren" la contribución del país para favorecer el diálogo.

"Brasil sólo puede involucrarse en la crisis de Oriente Medio si Brasil fuera invitado. Y Brasil fue invitado por Israel, fue invitado por Jordania, fue invitado por Palestina, para tratar de contribuir", aseguró.

Lula declaró que su viaje de la semana pasada a Oriente Medio también tuvo como objetivo estrechar relaciones comerciales con los países visitados y negociar un tratado con la Autoridad Nacional Palestina y Jordania sobre la base del acuerdo estratégico entre el Mercosur e Israel.

"No fuimos a Oriente Medio a discutir sólo el problema de la paz (...) Fuimos a discutir la relación Brasil-Oriente Medio, Brasil-Israel, Brasil-Palestina, Brasil-Jordania", explicó.

"Nos interesa aumentar el comercio entre Oriente Medio y Brasil, Oriente Medio y el Mercosur", añadió Lula.