Brasilia. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, exigió una mayor igualdad entre los países del norte y los del sur, asegurando que "hay muchas brechas por cerrar".

"El mundo espera muestras de liderazgo. Es la hora de la política, llegó el momento de la igualdad", enfatizó el mandatario brasileño, al clausurar el 33º período de sesiones  de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), en Brasilia.

En la oportunidad, el mandatario destacó el rol de la Cepal en la superación del subdesarrollo y en dejar en evidencia las diferencias existentes entre ambos hemisferios.

“Brasilia es el símbolo del sueño de la superación del subdesarrollo, que es la razón de ser de la Cepal desde su creación. La Cepal no existiría sin esta razón, ya que fue pionera en la denuncia de las desigualdades entre el norte desarrollado y el sur en desarrollo”, indicó.

“La región ha dado pasos significativos para la recuperación de la autoconfianza. Hace mucho tiempo que no veíamos tanto ejercicio democrático en América Latina. El desarrollo económico y la justicia social se han transformado en una prioridad central ahora”, declaró.

Lula agregó que hoy existe un nuevo concepto de integración que busca crear un mundo multipolar y sin confrontación. “La democracia está instalada en el continente y el motor son los sectores marginales, las clases excluidas”, dijo.

 “Apostamos al fortalecimiento del mercado de consumo interno y también del mercado de consumo regional para combatir la desigualdad”, enfatizó el gobernante, quien comprometió la ayuda de su país para reforzar la cooperación técnica Sur-Sur.