Río de Janeiro. El expresidente de Brasil Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) retó hoy a todos los que lo acusan de haberse beneficiado de la gigantesca red de corrupción en la petrolera estatal Petrobras a presentar las pruebas ante la Justicia y dijo que  "peleará"  para probar su inocencia en los tribunales.

     "Llegó la hora de que paren con tanta habladuría y muestren las pruebas. Quiero que muestren un real (mío) fuera del país. Pruébenme un real, no estoy pidiendo dos, tan sólo uno", dijo Lula este lunes en Brasilia.

     El ex mandatario, quien tiene cinco causas abiertas en la Justicia, desafió a todos aquellos que lo acusan de irregularidades de presentar pruebas ante la justicia.

     "Estoy con muchas ganas de pelear", agregó Lula, quien suena como candidato del Partido de los Trabajadores (PT) para las elecciones presidenciales de 2018, algo que todavía ni ha confirmado ni ha desmentido.

     "Si ustedes me indican y todo sale bien para poder ser candidato (a la Presidencia), intentaré hacer un poco más", agregó al referirse a sus aspiraciones electorales el próximo año.

     Varios de los delatores del caso Petrobras señalaron por haberse beneficiado de la trama de corruptelas, algo que el exmandatario niega rotundamente.

     Lula dijo igualmente que está dispuesto a prestar declaración ante la Justicia el día que sea llamado por el juez federal Sergio Moro, el responsable por la investigación de los desvíos en Petrobras, para ser interrogado sobre el caso