Asunción. El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula da Silva, retrasó su viaje a Paraguay programado para el 25 de julio, en medio de la molestia paraguaya debido a que en el congreso brasileño se postergó la ratificación del aumento de la compensación por la energía cedida por Paraguay a la nación vecina.

La visita del mandatario brasileño quedó fijada para el próximo 30 de julio, por razones de agenda, según informó el secretario general de la Presidencia de Paraguay, Miguel López Perito, quien explicó que "cuando hay problemas, se negocian las fechas, y posiblemente por eso se haya cambiado la fecha".

El gobierno del paraguayo Fernando Lugo espera que durante la visita de Lula se ratifique el compromiso brasileño de cumplir con los puntos pactados en la declaración conjunta hecha por ambos gobiernos hace un año.

Uno de los temas más importantes del acuerdo es el relacionado con el aumento de la compensación por la energía paraguaya cedida al Brasil, lo que no ha sido aprobado por el Legislativo paraguayo, informó Última Hora.

La semana pasada, una maniobra de la bancada opositora de la Cámara de Diputados de Brasil consiguió postergar la decisión.

Esta postergación fue criticada por el vicepresidente de la Unión Industrial Paraguaya (UIP), Eduardo Felippo, quien advirtió que "nosotros nunca hemos confiado en los brasileños, por la experiencia. Teníamos la esperanza de que esto no pase, pero es así; y lo más grave es que Paraguay no tiene un plan B".

Lula participar en el inicio oficial de las obras en la futura subestación transformadora de Villa Hayes, donde se conectará la línea de transmisión de 500 kV desde la usina de Itaipú.