Sao Paulo. Con el propósito de adelantarse a los efectos que tendrá el cáncer a la laringe que lo afecta, el ex mandatario brasileño cortó este miércoles su cabello y barba. Según fotos divulgadas, quien lo ayudó fue su esposa Marisa Letícia.

La asesoría de prensa del Instituto de Ciudadanía, fundada por el líder latinoamericano, según consignó Globovision, dio a conocer que "en la tarde de este miércoles, el ex presidente se rasuró la barba y el cabello, anticipando la caída (que deberá provocar) la quimioterapia usada en su tratamiento contra el cáncer de laringe".

"Estoy preparado para enfrentar otra batalla y creo que vamos a conseguir", dijo el ex presidente luego de la primera sesión de quimioterapia.