Brasilia. El Partido de los Trabajadores (PT) anunció que el ex ministro Fernando Haddad será su candidato a vicepresidente en la fórmula encabezada por el ex mandatario Luiz Inácio Lula da Silva. Por su parte, el derechista Jair Bolsonaro anunció que el general Hamilton Mourao será su compañero de fórmula para las elecciones del 7 de octubre.

La elección de Haddad fue propuesta por el propio Lula, en una carta enviada a la directiva del PT desde la sede de la Policía Federal en la ciudad de Curitiba, donde está preso desde el pasado abril tras haber sido condenado a doce años por corrupción.

La directiva del PT aprobó la propuesta tras una reunión que duró unas cuatro horas y fue realizada un día después de la proclamación de la candidatura presidencial de Lula para las elecciones de octubre próximo.

Haddad, de 55 años, abogado y con un doctorado en ciencias políticas, fue ministro de Educación entre 2005 y 2012, durante la gestión de Lula, y en 2013 fue elegido alcalde de Sao Paulo, cargo que no logró retener en las municipales de 2016, en las que fue derrotado por el socialdemócrata Joao Doria.

Los sondeos que no contemplan la candidatura de Lula sitúan como favorito, con un 17%, al ultraderechista Jair Bolsonaro. Después se ubican la ecologista Marina Silva (13%), el laborista Ciro Gomes (8%) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (6%).

Según los sondeos, si Lula fuera candidato presidencial obtendría un 30 % de los votos y vencería en una segunda vuelta a cualquiera de sus potenciales adversarios. Sin embargo, las normas electorales brasileñas dicen que una persona con una sentencia confirmada en segunda instancia, como es su caso, no puede aspirar a ningún cargo electivo.

Aún así, el PT mantiene su candidatura, cuya legalidad sólo será juzgada por el Tribunal Superior Electoral una vez que haya sido registrada, lo que la formación de centroizquierda ha anunciado que hará el próximo 15 de agosto, cuando vence el plazo para las inscripciones.

La derecha. Los sondeos que no contemplan la candidatura de Lula sitúan como favorito, con un 17%, al ultraderechista Jair Bolsonaro. Después se ubican la ecologista Marina Silva (13%), el laborista Ciro Gomes (8%) y el socialdemócrata Geraldo Alckmin (6%), en un escenario con cerca de un 50% de los electores indecisos.

Así, Bolsonaro, del Partido Social Liberal (PSL), anunció en un acto en Sao Paulo que Mourao, de 64 años y jefe del Club Militar, será su candidato a vicepresidente. En una nota al diario "O Globo", el Partido Renovador Trabajador Brasileño (PRTB), al que pertenece el elegido, confirmó la decisión.

Mourao es un controvertido general, el cargo más elevado que un militar brasileño puede alcanzar en tiempos de paz, que fue retirado del Comando Militar del Sur (CMS) en 2015 por hacer apología a la actuación del coronel Carlos Brilhante Ustra, condenado en 2008 por el uso de la tortura durante la dictadura militar de Brasil (1964-1985).

En septiembre de 2017, también desató la polémica al insinuar la posibilidad de una intervención militar. Si las instituciones no resuelven los problemas, entonces "nosotros deberemos imponerlas", dijo en referencia a las Fuerzas Armadas.

Mourao, que entró al Ejército en 1972, sirvió en Angola y Venezuela durante su carrera militar.

Bolsonaro, de 63 años y apodado por muchos como "el Trump brasileño" es un militar de reserva conocido por sus intervenciones agresivas, en muchos casos racistas y homofóbicas, y quien defiende también a Brilhante Ustra. En una entrevista de TV el sábado pasado, relativizó el uso de la tortura durante la dictadura al decir que "tal vez se cometieron algunas maldades".