Buenos Aires.- El presidente argentino, Maurico Macri, prepara junto a sus más cercanos colaboradores una dura reestructuración gubernamental, que incluye la desaparición de al menos 10 ministerios, que serán reabsorbidos por otras carteras. La reestructuración también comprende la eliminación de las figuras de los vicejefes del Gabinete de Ministros (Gustavo Lopetegui y Mario Quintana), aunque -salvo cambios de última hora- se mantendrá al jefe del mismo, Marcos Peña, aunque la salida de ambos supone en la práctica un recorte de su poder. Es un intento de salvar al país del desastre económico y social.

El Gobierno argentino está integrado actualmente por 22 miembros, incluidos el jefe del estado y la vicepresidenta, Gabriela Michetti, que a su vez es la presidenta del Senado. Para realizar este reajuste, en el marco de una drástica reducción del déficit público a menos de una cuarta parte de lo pactado en su día con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que era del 1,2%, Macri mantuvo en la residencia presidencial de Olivos, en la periferia e la capital argentina, una larga y apretada jornada de reuniones maratonianas.

Los ministerios de Trabajo, Modernización, Ciencia y Tecnología, Cultura, Energía, Agroindustria, Salud, Turismo, y Medio Ambiente se convertirán en secretarías de Estado bajo el paraguas de otras carteras. Se da como muy probable que el departamento ministerial de Transporte se una al de Energía y el de Salud con el de Desarrollo Social, al tiempo que los de Medio Ambiente y Modernización pasen a depender directamente de la Jefatura del Gabinete de Ministros.

Las carteras de Cultura y de Ciencia y Tecnología se integrarán en el Ministerio de Educación, una vez degradadas al rango de secretarías de Estado. Trabajo pasará a estar bajo la órbita del Ministerio de Producción y Agroindustria, que acaba de despedir a cerca de 600 empleados públicos, pasaría al Ministerio de Hacienda que dirige Nicolás Dujovne, otro de los asistentes a las reuniones de este sábado en Olivos. Unas reuniones que, presumiblemente, continuarán este domingo.

También es muy probable que el Ministerio de Producción absorba al de Turismo, dentro de este plan cuyo fin ultimo es una reducción adicional del gasto público del orden de 100.000 millones de pesos argentinos (unos 3.200 millones de dólares). Se pretende llegar a una reducción global del gasto de la Nación Argentina de cerca de 500.000 millones de pesos argentinos (casi US$16.000 millones), a base de aplicar estas y otras medidas de diversa índole que posiblemente serán presentadas por Macri el lunes.