El presidente argentino, Mauricio Macri, sostuvo este martes en entrevista con Financial Times que el gobierno de Donald Trump debiese endurecer su postura hacia Venezuela e imponer un embargo total a las exportaciones petroleras del país sudamericano a EE.UU. 

Macri -quien valoró las presiones diplomáticas del Grupo de Lima sobre el régimen de Caracas- sostuvo, sin embargo, que la región latinoamericana es todo lo que puede hacer. "Estados Unidos puede hacer más", afirmó el mandatario, quien cree "absolutamente" en que Washington debiese tomar la opción de un embargo total sobre las exportaciones petroleras de Venezuela a EE.UU.

"Creo que deberíamos ir a un embargo petrolero completo. Las cosas han empeorado y empeorado. Ahora, es realmente una situación dolorosa. La pobreza aumenta día a día, las condiciones sanitarias están empeorando cada día ", sostuvo Macri, según la información de Financial Times

Macri, quien se encuentra desde el lunes en Nueva York hasta este miércoles y cuya primera actividad en suelo estadounidense fue homenajear a las víctimas argentinas del masivo atropello registrado en esa ciudad el martes 31 de octubre, estimó que una medida como esa contaría con amplio respaldo en Latinoamérica.

Cabe recordar que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, firmó en agosto de este año un decreto que prohíbe realizar negocios con nuevas emisiones de deuda del Gobierno de Venezuela y de su petrolera estatal, en un esfuerzo por cortar los fondos que sostienen a la “dictadura” del presidente Nicolás Maduro, de acuerdo a la Casa Blanca.

El decreto prohíbe que los estadounidenses operen con nuevos bonos venezolanos, lo que dificultará la refinanciación de la fuerte carga de deuda de PDVSA. Los inversores esperaban que la empresa buscara aligerar sus próximos pagos mediante tales operaciones, como lo hizo el año pasado, lo que usualmente requiere nuevas emisiones.

La decisión también impide que la refinería de Venezuela en Estados Unidos Citgo Petroleum envíe sus dividendos al país sudamericano, dijo un funcionario de alto rango, en un nuevo golpe a las arcas de PDVSA.

La orden, sin embargo, no prohíbe el comercio de crudo, lo que habría remecido a la industria petrolera y habría sumido a Venezuela en una crisis económica aún más severa, en medio de escasez de alimentos y una galopante inflación.

* Con información de Financial Times, Reuters y Télam.