El centrista Emmanuel Macron y la ultraderechista Marine Le Pen votaron este domingo en sus respectivos colegios electorales en la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas, en las que se enfrentan para suceder al socialista François Hollande.

Macron, de 39 años y favorito en las encuestas, votó acompañado de su esposa Brigitte poco después de las 11:00 hora local (09:00 GMT) en la localidad de Le Touquet, en el norte del país, cerca del canal de la Mancha. El candidato del partido ¡En Marcha! tiene previsto trasladarse a París a lo largo de la jornada electoral.

Si resulta vencedor en las elecciones, lo celebrará junto a sus seguidores en el Museo del Louvre, en el corazón de la capital.

En los datos de participación no se incluyen todavía los territorios de ultramar, que en parte ya votaron el sábado.

Pocos después que Macron, Le Pen depositó su voto en Hénin-Beaumont, también en el norte de Francia. Se trata de uno de los principales bastiones de su partido, el Frente Nacional (FN).

En la primera vuelta de los comicios, el 23 de mayo, Le Pen consiguió en esa localidad el 46,5% de los votos. A nivel nacional, la líder del FN logró un 21,3%, frente al 24% obtenido por Macron.

También Le Pen, de 48 años, se trasladará a lo largo del día a París y pasará la noche electoral en el bosque de Vincennes. Los centros de votación cerrarán en la mayor parte del país a las 19:00 horas (17:00 GMT), aunque en París y otras grandes ciudades lo harán una hora más tarde, a las 20:00. A partir de esa hora los medios galos, que trabajan conjuntamente con las grandes empresas encuestadoras, avanzarán el resultado en base a proyecciones de voto real.

Participación similar a la primera vuelta: 28,2%. En las primeras horas de la segunda vuelta de las elecciones presidenciales francesas votaron un 28,2% de los electores, según los datos proporcionados por el Ministerio de Interior. La participación hasta el mediodía es algo inferior pero muy similar a la de la primera vuelta, celebrada el 23 de abril.

Entonces habían votado el 28,5% de los electores, mientras que la participación total se elevó al 77,8%. El dato también es más bajo que anteriores elecciones presidenciales.

En la segunda ronda de 2007 a estas horas habían votado el 34,1% de los electores, mientras que en 2012 la participación ascendía al 30,6%. En los datos de participación no se incluyen todavía los territorios de ultramar, que en parte ya votaron el sábado.

En las elecciones de este domingo se enfrentan el centrista Emmanuel Macron, favorito en las encuestas, y la ultraderechista Marine Le Pen. Una victoria de esta última, muy crítica con la Unión Europea, supondría una fuerte sacudida para el bloque europeo. Por ello las votaciones son seguidas con especial interés y nerviosismo también fuera de Francia.