Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, desconoció hoy miércoles las sanciones impuestas por Estados Unidos a 13 funcionarios y ex funcionarios venezolanos, en el marco del proceso Constituyente convocado por su gobierno.

   "No reconocemos ninguna sanción; para nosotros es un reconocimiento a la moral, a la lealtad patria, a la honestidad ciudadana", dijo Maduro en un acto sobre la Constituyente en Caracas, donde aseveró que quiso hacer un "acto de dignificación" a estos "valientes venezolanos".

   Entre los funcionarios en ejercicio que afectó la medida anunciada por el Departamento del Tesoro de Estados Unidos están el ministro de Educación, Elías Jaua; la presidenta del Consejo Nacional Electoral (CNE), Tibisay Lucena, y el presidente del Consejo Moral Republicano (CMR), Tarek William Saab.

   También están el ministro del Interior y Justicia, Néstor Reverol; el director de la Policía Nacional Bolivariana (PNB), Carlos Alfredo Pérez; el ex director de ese cuerpo policial, Franklin García Duque, y la ex ministra de Asuntos Penitenciarios, Iris Varela, entre otros.

   De acuerdo con la normativa que rige las sanciones estadounidenses, a los involucrados les fueron congeladas sus cuentas bancarias y se les impidiórealizar negocios en Estados Unidos.

   Maduro, quien entregó a los sancionados una réplica de la espada de Simón Bolívar, aseveró que "no puede el imperialismo norteamericano pretender, en pleno siglo XXI, ponerse por encima de las leyes internacionales (...) y pretender ser un gobierno en el mundo que señale con el dedo".

   "Pretenden utilizar las amenazas de sanciones, o supuestas sanciones, como formas de presión para ver si quiebran al Estado venezolano, para ver si quiebran la democracia venezolana", aseveró el mandatario, quien insistió en las elecciones para la Constituyente el próximo 30 de julio.

   Maduro se refirió también a las sanciones impuestas por Estados Unidos hace unos días al presidente del Poder Judicial, Maikel Moreno, tras acusar a esa dependencia de exacerbar la crisis en el país al interferir "con la autoridad del Legislativo".

   "Las sanciones que han tomado en las últimas semanas representan una victoria del Estado venezolano, que está de pie, firme, unido, fortaleciéndose rumbo a la Constituyente. Así lo deben saber los imperialistas", añadió el mandatario.

   Maduro, que hace unos días fue advertido por su par estadounidense, Donald Trump, con aplicar nuevas sanciones si avanza la Constituyente, dijo que "nuestra venganza, si se puede llamar así, será nuestra victoria popular Constituyente el próximo 30 de julio".

   Las medidas de Washington contra funcionarios venezolanos se dan cuatro días antes de desarrollarse la elección de la Asamblea Nacional Constituyente (ANC), con la que Maduro busca solucionar la difícil situación que vive el país.

   La jornada electoral se llevará a cabo en medio de manifestaciones antigubernamentales que iniciaron en abril pasado, y en contexto de las cuales el Ministerio Público ha contabilizado 102 personas fallecidas.