Caracas. El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, aseguró este sábado tener pruebas de que la oposición local financia y promueve "acciones violentas", bajo el disfraz de protestas ante la escasez de alimentos en el país.

Desde el Palacio presidencial de Miraflores, el jefe de Estado acusó a partidos políticos de oposición de estar detrás de los recientes eventos generados en al menos cinco ciudades del país en los estados orientales de Sucre y Anzoátegui, donde se produjeron saqueos a comercios.

"Están capturados los líderes de la ultraderecha que pagaron, estimularon y participaron en los actos de violencia. Tenemos los videos, los testimonios, las fotos, las grabaciones de las personas que contrataron", afirmó.

De acuerdo con el presidente venezolano, el propósito de estos actos desestabilizadores es auspiciar "la intervención de Venezuela", a propósito de las actuales sesiones de la Organización de los Estados Americanos (OEA) para abordar la situación política en la nación caribeña.

Maduro aseguró que las figuras opositoras más prominentes guardan "silencio" ante los hechos, por los cuales más de 400 personas han quedado detenidas, según información de las autoridades regionales.

"Así como sucedió en Cumaná (capital de Sucre), donde están presos varios dirigentes de la derecha, pretendían hacerlo en todo el país para presentarlo ante la Asamblea de la OEA", dijo.

El mandatario también anunció la pronta indemnización del Estado venezolano a los comerciantes afectados por los eventos irregulares en la ciudad de Cumaná.

Las autoridades venezolanas aseguran que los recientes eventos violentos presentados en diversos puntos del país y relacionados con protestas ante la escasez de alimentos y medicinas, son "actos de vandalismo".

Una de las situaciones más severas se registró en un tramo vial de la localidad de Cariaco, Sucre, donde producto de la tensión un joven de 21 años de edad falleció tras recibir un disparo de un funcionario militar, quien ya se encuentra imputado y detenido por la Fiscalía