El presidente venezolano, Nicolás Maduro, aseguró este viernes que el gobierno de Estados Unidos está conspirando para derrocarlo y le preguntó al presidente estadounidense, Barack Obama, si estaba al tanto de estas estrategias de las distintas agencias norteamericanas.

En una alocución desde el Palacio presidencial de Miraflores, Maduro indicó que varios entes del gobierno de Obama tienen "diversos planes para llenar de conspiraciones a Venezuela" y justificar un golpe de Estado.

"¿Usted sabe de estos planes para promover, a partir de una escalada de violencia, un golpe de estado en Venezuela? Apelo a su consciencia", le preguntó al dignatario norteamericano.

Maduro señaló que puede llegar un momento en que fuese imposible mantener relaciones diplomáticas con Estados Unidos por las constantes agresiones desde Washington, así como de los funcionarios diplomáticos norteamericanos acreditados en Caracas.

"Hay funcionarios norteamericanos que buscan militares venezolanos para que traicionen, buscan comprar a cuadros políticos, líderes de opinión pública y buscan empresarios para que corten cadenas de suministros y provoquen un golpe de Estado", sentenció.

Asimismo, se refirió a la reciente cumbre energética entre Estados Unidos y países del Caribe para buscar nuevas alternativas en este sector ante la baja de los precios y eliminar el programa venezolano de suministro de crudo PetroCaribe.

"Lo que hizo el vicepresidente Joe Biden no tiene nombre pues se reunió con los países del Caribe y a todos les dijo que el gobierno de Venezuela iba a ser derrocado, iba a caer. Dijo Biden que Petrocaribe iba a desaparecer, que era el momento de que dejaran sola a Venezuela", precisó.

Maduro agradeció a varios gobiernos de países del Caribe por la solidaridad y la defensa de Venezuela y aseguró que le enviará una carta al presidente Obama con todos los detalles, para que reconozca "a tiempo" el fracaso de las políticas estadounidenses.

El jefe de Estado resaltó que gobiernos de América Latina y el Caribe manifestaron su apoyo a Venezuela durante la reciente cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC) celebrada en Costa Rica donde se condenó las sanciones impuestas por Washington a funcionarios gubernamentales de Caracas.