Caracas, EFE. El presidente encargado de Venezuela y candidato del oficialismo a los comicios de abril, Nicolás Maduro, aseguró este lunes que está dispuesto a visitar a los delincuentes en los barrios de Caracas para desarmarles y que cese la "matanza".

"La próxima semana iniciamos un plan de desarme en todos los barrios, en todas las urbanizaciones, calles y avenidas de este pueblo", anunció Maduro en un discurso que pronunció antes miles de chavistas tras formalizar su postulación para los comicios del 14 de abril, anticipados tras la muerte del presidente Hugo Chávez.

"Vayamos sin armas, a pie, con nuestro pecho así, con nuestro pecho despierto, abierto, sin miedo, a hablar con esos jóvenes y a decirles que cese la matanza, que cesen sus armas", agregó, mientras se abría la chaqueta para mostrar el pecho.

Públicamente invitó al canciller y "líder del pueblo", Elías Jaua, a que visiten "muy pronto" el "barrio más peligroso" de la popular barriada de Petare, en el este de Caracas, para dialogar con los jóvenes.

"No puedo haber armas para atracar, para matar. No, eso se tiene que acabar. Las armas las tiene que tener una Policía decente como la Policía Nacional Bolivariana, la Fuerza Armada, la Guardia Nacional Bolivariana", sentenció Maduro.

Luego preguntó a los asistentes al acto si estaban dispuestos a acompañarlo con "valentía, espíritu cristiano, justicia y mucha decisión" para librar de "bandas violentas, criminales y narcotraficantes todos los barrios de la república".

En Venezuela se registraron el año pasado 16.000 homicidios, cifra, que, según la oposición, hace del país el segundo con más asesinatos del mundo, solo superado por Honduras, con 56 casos por cada 100.000 habitantes.

"Nosotros vamos a apretar la mano duro. Nosotros tenemos la responsabilidad de proteger al pueblo decente, al pueblo que no fue penetrado por la maldad de la violencia", apuntó.

"Así como les digo ésto y les tiendo las manos, les digo que si les tiendo la una y no la toman, con la otra vamos a ir con la Policía, con la Guardia y con el pueblo, porque ésto se tiene que acabar, la gente tiene derecho a la paz, en su barrio, en su casa, en las calles, en las urbanizaciones", subrayó.

En Venezuela se registraron el año pasado 16.000 homicidios, cifra, que, según la oposición, hace del país el segundo con más asesinatos del mundo, solo superado por Honduras, con 56 casos por cada 100.000 habitantes.