Caracas. El presidente venezolano, Nicolás Maduro, fustigó este lunes la postura "antinacionalista" asumida por voceros de la oposición del país suramericano, respecto al diferendo territorial que sostiene el gobierno de Caracas con la República Cooperativa de Guyana.

El jefe de Estado venezolano se refirió a las declaraciones hechas por el ex candidato presidencial, Henrique Capriles, y publicadas este lunes por el diario guyanés Sunday Chronicle, en las que éste último sostiene que "Maduro quiere darse golpes de pecho por el territorio Esequibo".

"Es una de las cosas más graves que haya dicho un dirigente político", afirmó Maduro, quien además consideró a Capriles como un "agente" de la petrolera estadounidense ExxonMobil.

En opinión del mandatario, esta transnacional señalada de explotar crudo dentro de la zona en disputa, es la que financia la campaña mediática internacional "anti-venezolana" en relación al diferendo.

Durante un encuentro con gobernantes regionales y parte del gabinete ministerial, el presidente destacó que las instituciones de la nación latina deben actuar ante lo expresado por Capriles, a quien acusó de estar del lado de Georgetown.

Maduro rechazó nuevamente los pronunciamientos de su homólogo guyanés, David Granger y el canciller del vecino país, quienes han manifestado que no reconocen el mecanismo del Buen Oficiante de las Naciones Unidas (ONU) como vía para la solución del conflicto.

Granger ha apuntado al Laudo Arbitral de París de 1899 como el instrumento que define los límites territoriales entre Venezuela y Guyana, mientras que Caracas ha calificado de fraudulenta, nula e írrita esta resolución que concede el 90 por ciento del Esequibo a la República Cooperativa.

El pasado viernes, Maduro concretó el envío de una carta al secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, donde le solicita designar a un nuevo Buen Oficiante para dirimir el diferendo entre su país y Guyana.

Este mecanismo se adscribe al Acuerdo de Ginebra de 1966, al cual se ha adherido el gobierno de Caracas, para resolver por vías políticas y pacíficas la disputa por más de 159 mil kilómetros de extensión marítima y terrestre, ubicada al oriente de Venezuela.