Caracas. El presidente Nicolás Maduro, y su principal rival, Henri Falcón, prometieron este lunes sacar a Venezuela del colapso económico que mantiene a los ciudadanos luchando contra la hiperinflación y la escasez de bienes esenciales, en el inicio de la campaña electoral.

Los comicios presidenciales anticipadas, previstos para el 20 de mayo y en las que se anticipa una alta abstención según los principales sondeos de opinión, encuentran a un país hundido en un quinto año consecutivo de recesión.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) decidió no participar en las elecciones por considerar que se trata de un proceso fraudulento, pero Falcón se distanció y decidió presentar su candidatura.

Ambos candidatos realizaron actos el lunes, un día después del inicio formal de la campaña, en las que ninguno de los dos principales contrincantes apareció en actos en las calles, pero sí lanzaron mensajes en las redes sociales.

"Hay muchas cosas que superar, muchas dificultades, sí, pero, ¿quién las va a superar?, ¿la oligarquía, Donald Trump, o nosotros?", dijo Maduro en el acto transmitido por la televisora nacional. "Tenemos que construir una economía, sana, productiva, que satisfaga las necesidades", agregó.

Desde la población de San Félix en el estado Bolívar, el presidente anunció la entrega de unos camiones recolectores de basura, mientras que en Caracas, Falcón se comprometió a recuperar el corazón de la economía venezolana, la estatal Petróleos de Venezuela (PDVSA).

Maduro, un exconductor de autobús de 55 años, ofreció un plan de revolución económica para quitarse de encima una denominada "guerra económica" que dice libra Estados Unidos y sectores de la oposición en su contra para desbancarlo.

"Hay muchas cosas que superar, muchas dificultades, sí, pero, ¿quién las va a superar?, ¿la oligarquía, Donald Trump, o nosotros?", dijo Maduro en el acto transmitido por la televisora nacional. "Tenemos que construir una economía, sana, productiva, que satisfaga las necesidades", agregó.

En Caracas, Falcón, de 56 años, presentó su plan de gobierno, en el que prometió trabajar con gente especializada.

"La dolarización no es la panacea en la resolución de los problemas económicos del país, nosotros tenemos que ir a un proceso progresivo de crecimiento económico", dijo Falcón, un militar retirado y exgobernador del estado occidental de Lara.