La ganadora del premio Nobel de La Paz, la joven activista paquistaní Malala Yousafzai, se pronunció en contra del muro fronterizo en su primera visita a América Latina.

"Todos somos humanos, ¿por qué tenemos que estar divididos? Cualquier división debe ser inaceptable porque es muy doloroso", dijo en una presentación en la Ciudad de México ante cientos de estudiantes universitarios, profesores y algunos empresarios.

Yousafzai, de 20 años y nacida en Pakistán, manifestó que cree en "el amor, la armonía, en vivir juntos" y que no entiende el odio en nombre de nacionalidades. "La división y la discriminación no son correctas. Debemos seguir con nuestras tradiciones, culturas, religiones, nacionalidades, pero el odio es inaceptable", señaló la joven.

Sobre las conductas xenófobas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, propenso a manifestarse en redes sociales, la joven expresó que la discriminación a la que somete a México "no es correcta".

Malala advirtió del peligro de la propagación de pensamientos discriminatorios que pueden generar las redes sociales y los medios de comunicación. La activista exhortó a los jóvenes a utilizar las redes sociales en "aquellos temas que verdaderamente importan" como la igualdad, los derechos de la mujer y la educación.

Gracias a la tecnología y a un mundo hiperconectado, "los jóvenes pueden estar más involucrados en la política de los países".

La joven también mostró preocupación por la situación de las mujeres en América Latina y en el mundo y apeló a la educación, "que debe ser un derecho humano para todos los niños", como punta de lanza para detener esta tendencia. Para ella, "cuando una mujer recibe educación se da cuenta de lo valiosa que es siendo independiente".

En su visita, Malala se reunió con el presidente Enrique Peña Nieto, con quien habló sobre la situación de los niños desplazados en América Latina. La reunión se realizó en la residencia oficial de Los Pinos, en la capital mexicana.

Valoró como "positivo" el trabajo de la administración del presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, con quien se reunió hoy en la residencia de Los Pinos. A esto, agregó que "todavía falta un gran trecho que andar" y que México tiene todavía que desarrollarse.

Malala Yousafzai recibió el Nobel de la Paz en 2014 por su activismo en la defensa a los derechos humanos y en abril de este año se convirtió en la mensajera de paz más joven de las Naciones Unidas. A los 15 años, la joven sobrevivió a un atentado perpetrado por hombres armados talibanes que intentaron asesinarla como represalia por su activismo.