Río Lujan. Los presidentes de los países del bloque sudamericano Unasur pidieron este martes que el mandatario de Honduras, Porfirio Lobo, sea excluido de una cumbre Eurolatinoamericana que tendrá lugar este mes en Madrid, y advirtieron que podrían no asistir si él concurre.

España será anfitrión el 18 de mayo de una cumbre entre la Unión Europea (UE) y Latinoamérica, en la que aspiran avanzar en acuerdos comerciales que han venido negociado por años, incluido uno con Centroamérica en el que participa Honduras.

"Se ha cometido una ligereza sin consultar a los gobiernos de la región al invitar al Gobierno hondureño, que no es reconocido por muchos países y que eso podría provocar la no asistencia a esa tan importante cumbre", dijo el presidente de Ecuador, Rafael Correa, en una conferencia de prensa en Buenos Aires tras una reunión de jefes de Estado sudamericanos.

España espera que la cumbre de mayo sirva para que la UE rubrique un acuerdo comercial con América Central, incluida Honduras, según dijo previamente a Reuters la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega.

El Gobierno de Lobo, electo como presidente de Honduras en noviembre en unos comicios celebrados tras el golpe de Estado que depuso en junio a su antecesor Manuel Zelaya, no es reconocido por muchos países sudamericanos.

Lobo ganó las elecciones de noviembre, pero muchas naciones no reconocen los comicios porque fueron organizados por el Gobierno de facto de Roberto Micheletti, que derrocó a Zelaya con el apoyo de militares, y rechazan la invitación para que participe de la cumbre en Madrid.

"Todos queremos ir, pero tampoco queremos claudicar en nuestros principios y nuestras posiciones", agregó Correa.

La Unión de Naciones Suramericanas (Unasur) fue creada por iniciativa de Brasil para favorecer la unidad de los países de la región, pero los desacuerdos políticos e ideológicos entre distintas naciones dificultaron los avances del bloque.