El ex presidente sudafricano Nelson Mandela, de 92 años, se recupera de un pulmón colapsado y podría recibir el alta del hospital el viernes, dijo a Reuters el jueves una fuente cercana al político, símbolo de la lucha contra el apartheid.

Mandela ingresó el miércoles en la noche en un hospital de Johannesburgo para lo que su fundación describió como pruebas de rutina, pero la emisora Talk Radio 702 informó que el ex mandatario había sido examinado por un especialista pulmonar que trata el sistema respiratorio.

"Mandela fue tratado por médicos militares y debería ser dado de alta mañana", dijo la fuente, que pidió no ser identificada.

El presidente Jacob Zuma y el gobernante partido Congreso Nacional Africano (CNA) apelaron este jueves a la calma después de que la noticia de la hospitalización desatara muchas especulaciones en medios locales sobre la salud de Mandela.

"El presidente Mandela está cómodo y bien cuidado por buen equipo de especialistas médicos", dijo Zuma en un comunicado.

El CNA afirmó que no hay razón para asustarse.

El portavoz del CNA Jackson Mthembu dijo que Mandela "tiene 92 años y tendrá dolencias asociadas con su edad y el hecho de que pasara la noche (en el hospital) no debería sugerir lo peor".

Mandela no ha sido visto en público desde la final del Mundial de fútbol en julio del año pasado.

La policía tuvo que intervenir para controlar el tránsito en el hospital Milpark, situado en un barrio de Johannesburgo, mientras numerosos periodistas, fotógrafos y cámaras de televisión se congregaban en la institución.

Varios miembros de la familia de Mandela, entre ellos su esposa Graça Machel, visitaron el hospital tras su ingreso, dijeron testigos a Reuters.

No han habido declaraciones oficiales del hospital, el Gobierno o la fundación de Mandela sobre la naturaleza de su enfermedad.

La Fundación Nelson Mandela declinó hacer comentarios sobre su salud el jueves, pero dijo en un comunicado previo: "No está en peligro y está de buen humor".

APARIENCIA FRAGIL

Mandela se retiró de la vida pública en junio del 2004 antes de cumplir 86 años, diciendo a sus compatriotas: "No me llamen, los llamaré yo".

Desde entonces ha aparecido en público en pocas ocasiones, y cuando lo ha hecho, se le ha visto cada vez más frágil. Además de en la Copa del Mundo, Mandela participó en un par de manifestaciones del CNA antes de las elecciones generales del 2009.

Mandela fue tratado en la década de 1980 por tuberculosis y luego fue operado de la vista. En el 2001, recibió tratamiento por cáncer de próstata.

El obispo sudafricano ganador del Nobel de la Paz Desmond Tutu declaró que la semana pasada visitó al ex presidente. "Estaba bien, quiero decir, tiene 92 años, ya saben. Y es frágil", relató.

"¿Qué más queremos de él? Queremos que perdure para siempre, pero ustedes saben (...) cualquier cosa puede pasar", dijo Tutu a periodistas en Bloemfontein el jueves, según reportó la agencia de noticias Sapa.

Mandela -conocido en su país por el nombre de su clan, Madiba- había estado de vacaciones con su mujer, según medios locales.