Washington, Andina. El índice de aprobación de la gestión del presidente de Estados Unidos, Barack Obama, cayó al 40%, según un sondeo difundido este viernes, lo que podría constituir un reflejo de las batallas por la deuda pública y de la situación económica del país.

El nuevo porcentaje de aprobación sigue de cerca al escaso 41% que estuvo de acuerdo con el presidente en su manejo de la controvertida crisis de la deuda pública, cuyo techo, de US$14,3 billones, debe ser aumentado antes del 2 de agosto para evitar que el país entre en recesión.

El presidente Obama exhortó al Congreso a sellar un compromiso para evitar una cesación de pagos de Estados Unidos este martes, ante la ausencia de avances en las negociaciones y cuando el país registra un crecimiento económico anémico.

"Ya casi no queda tiempo", advirtió Obama en la Casa Blanca, y urgió a los estadounidenses a mantener la presión sobre el Congreso para que encuentren una solución rápida a la crisis actual.

El mandatario llamó a sus aliados demócratas y a sus adversarios republicanos a encontrar una solución: "no es una situación en la que las dos partes estén a millas de distancia", estimó.

La Cámara de Representantes de EE.UU., dominada por los republicanos, aprobó este viernes un proyecto de ley para elevar el techo de la deuda. De ante mano se prevía que sería rechazado en el Senado, como en efecto ocurrió anoche.

La Cámara Alta, controlada por los demócratas, rechazó por 59-41 votos el proyecto de ley para elevar el límite de la deuda pública.

La propuesta republicana, preveía elevar en total el actual límite de la deuda de US$14,3 billones en US$900.000 millones más. La misma había sido aprobada por un estrecho margen de 218 votos a favor y 210 en contra, poniendo en evidencia la fuerte división, dijo DPA.

Conocedor de la situación Obama indicó que es claro que "cualquier solución para evitar el default debe ser bipartidista. Debe tener el apoyo de ambos partidos que fueron enviados aquí a representar al pueblo estadounidense. No solamente una facción", afirmó.

Si antes del 2 de agosto no se envía a la Casa Blanca un proyecto de ley para elevar el techo de la deuda, la primera economía del mundo perderá su capacidad de endeudarse y correrá el riesgo de una catastrófica cesación de pagos.

"Tenemos muchas maneras de salir de este caos. Pero se nos termina el tiempo. Necesitamos un compromiso para el martes para que nuestro país pueda pagar sus deudas a tiempo como siempre lo ha hecho", dijo el mandatario.

Obama llamó a los ciudadanos a contactar a sus representantes en el Congreso para exigirles explicaciones de sus posiciones en las dos Cámaras