Moscú. Miles de rusos unieron sus manos para formar el domingo una cadena humana alrededor del centro de Moscú, en una protesta contra la posible victoria de Vladimir Putin en las elecciones rusas de la próxima semana y que supondría su regreso al Kremlin.

Los manifestantes se situaron en fila rodeando la avenida moscovita Anillo de los jardines, de 16 kilómetros, mientras caía una copiosa nevazón. Muchos de ellos iban ataviados con lazos blancos que simbolizan las mayores protestas de la oposición desde que Putin llegó al poder hace 12 años.

El ambiente era festivo mientras los manifestantes, muchos de los cuales gritaban "Rusia sin Putin", saludaban a los autos que les devolvían el gesto tocando la bocina. Algunos sostenían condones inflados, burlándose de Putin por decir que había confundido los lazos blancos que llevaban en el abrigo con anticonceptivos.

"No hay modo de que Putin pueda ganar honestamente", dijo Yevgeniya Chirikova, una destacada activista opositora.

"Miren cuanta gente hay aquí ahora. Si podemos demostrar que se falsean las elecciones presidenciales, entonces habrá una reacción muy fuerte (de la gente)", dijo.

Es casi seguro que Putin gane las elecciones del 4 de marzo, volviendo de esta forma al puesto que desempeñó entre 2000 y 2008, tras una campaña que le ha retratado como un líder fuerte que supervisó un auge económico y reconstruyó Rusia como una nación poderosa.

Pero las protestas muestran un creciente descontento entre los votantes relativamente acomodados de las grandes ciudades con un sistema político dominado por un solo hombre, corrupción generalizada y falta de transparencia.

Putin sigue siendo el líder dominante de Rusia pese a dar un paso al costado y convertirse en primer ministro en el 2008, acatando las limitaciones constitucionales. Los manifestantes están alarmados porque pueda ganar dos mandatos más y gobernar el país hasta el 2024.

"No sé si tendrá algún resultado (la protesta), pero vine a demostrarle al Gobierno que somos muchos y que muchos estamos unidos", dijo Nikolai Chekalin, un científico de 66 años.

"Me gustaría más transparencia, tribunales honestos y condiciones para desarrollar negocios. Putin ha tenido suerte, el precio del petróleo lo ha ayudado. Sin eso, no es nada", dijo Chekalin, en referencia al incremento de los precios mundiales del crudo que generaron un auge económico durante su presidencia.

Los organizadores dijeron que necesitaban 34.000 personas para completar el círculo al centro histórico de Moscú, que incluye el Kremlin, el principal centro de poder en Rusia. Los opositores cifraron en 40.000 a los manifestantes. La policía dijo que participaron 11.000 personas.