Puerto Príncipe. Unas 2.000 personas marcharon el jueves por la capital haitiana exigiendo que se anule la votación del domingo que según dijeron estuvo manchada por fraude, mientras la nación caribeña aguarda resultados previstos para la próxima semana.

La marcha, en la que manifestantes llamaron a la salida inmediata del mandatario saliente René Préval y su protegido, el candidato presidencial Jude Celestin, fue observada por la policía antidisturbios pero no dio paso a violencia seria.

La protesta fue encabezada por un grupo de candidatos presidenciales -excluyendo los tres principales favoritos- que llaman a anular los comicios de este domingo, acusando al gobierno de Préval de tratar de manipular los resultados a favor de Celestin.

Esta es la última de varias jornadas de agitación tras las elecciones presidenciales y legislativas, empañadas por la confusión y acusaciones de fraude y que fueron realizadas en medio de una epidemia de cólera que deja decenas de haitianos muertos cada día.

La comunidad internacional financió y brindó apoyo a las votaciones para tratar de crear un gobierno estable y legítimo en el país más pobre del Hemisferio Occidental que lidere la recuperación tras el devastador sismo del 12 de enero que dejó más de 250.000 muertos.

Funcionarios de Naciones Unidas dijeron que las protestas y la violencia esporádica, aunque preocupante, son menores que la agitación electoral vista en años anteriores en el país, y tanto ellos como observadores internacionales calificaron las votaciones como aceptables.

En medio de la atmósfera políticamente cargada, las autoridades electorales haitianas darían a conocer el martes resultados preliminares de la votación. Pero existe una gran expectativa de que la carrera presidencial tenga una segunda vuelta, que se realizaría provisionalmente el 16 de enero.

"Vemos que las elecciones fueron fraudulentas, por lo que pedimos su cancelación y que se realicen nuevas votaciones en tres meses", dijo uno de los líderes de la marcha, Charles-Henri Baker, un prominente empresario y candidato presidencial en las elecciones del 2006.

Baker encabezó la marcha del jueves junto con otros candidatos como el ex primer ministro Jacques-Edouard Alexis y el abogado Jean-Henry Ceant, quien es visto como el contendiente apoyado por el exiliado ex presidente Jean-Bertrand Aristide.

"¡Arresten a Préval!" y "¡No a la primera ronda!" gritaron los manifestantes. Los asistentes a la marcha aumentaron durante su paso por las barriadas y la protesta finalizó frente a las oficinas de la autoridad electoral haitiana.

Algunos manifestantes levantaron una barricada en una calle y lanzaron piedras contra vehículos de las fuerzas de la paz de la ONU.