El ministro Nicolás Eyzaguirre encabezó este viernes en Rancagua la firma del acta de constitución que crea la comisión ejecutiva de la nueva universidad estatal de O’Higgins, que junto a la creación de la universidad de Aysén forman parte del programa de gobierno.

Cuando concluía su alocución el secretario de Estado fue interrumpido por un grupo de dirigentes sociales que exigió incluir la demanda de la renacionalización del cobre en el programa de bobierno.

Una manifestante interpeló directamente a Eyzaguirre cuestionando que las reformas que impulsa en la materia no corrigen los problemas que presenta el sistema educacional actual.

Criticó también que el gobierno no tiene dentro de sus planes la renacionalización del cobre, a diferencia del “presidente Allende, en sus cuatro candidaturas, siempre los presentó en su programa, en cambio este gobierno no se hace cargo”.

“El cobre es chileno y no del extranjero”, vociferaron los manifestantes.

“Histórico”. En su alocución el titular de Educación sostuvo que “esto es un hecho histórico, hace 70 años que no se crea una nueva universidad pública y la primera acá en Rancagua nos llena de orgullo”, manifestó.

Recordó que se construirá asimismo una casa de estudios en la XI Región: “¿Es porque tenemos alguna obsesión estatal? No, es porque la universidad pública o estatal que convive y que coopera con las universidades privadas, ya sea con vocación pública o docentes, tiene una singularidad, una especialidad, de la cual ustedes están siendo protagonistas. Las universidades públicas, tal como el Estado, se deben a los ciudadanos, al territorio y es por eso que esta universidad, de esta región, la van a construir ustedes”, indicó.  Añadió que este plantel “tiene que ser de excelencia”.

En la oportunidad presentó a la comisión ejecutiva del nuevo plantel que será presidida por el ex rector de la Universidad de Chile, Luis Riveros. Entre los integrantes de la misma figura el cineasta Miguel Littin.

No “al gusto de la calle”. En entrevista con radio Duna, y al ser requerido acerca de quienes “con presiones” buscan imponer ideas, como por ejemplo la estatización, Eyzaguirre sostuvo que “yo no voy a hacer una política educacional, ni la Presidenta me lo ha pedido, al gusto de la calle”.

“No voy a estar doblándome frente a aquellos que imponen un derrotero que nada tiene que ver con la promesa que la Presidenta le hizo al país”, remarcó.

Y completó que “una reforma educacional como ésta tiene que tener un gran grado de apoyo. Debemos tener consensos importantes”.