Jartum. La policía de Sudán lanzó gas lacrimógeno el viernes para detener a alrededor de 5.000 manifestantes que irrumpieron en las embajadas de Gran Bretaña y Alemania en Jartum en protesta por un filme que consideran ofensivo para el Islamismo, dijo un testigo de Reuters.

Los manifestantes arrojaron piedras a las dos sedes diplomáticas, situadas una al lado de la otra en la capital sudanesa, e intentaron ingresar a la fuerza por las entradas principales, afirmó el testigo.

Según un testigo de Reuters, los manifestantes lograron entrar a la embajada de Alemania.