Tegucigalpa. El ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya, aseguró este domingo que la justicia que espera es la que se producirá en las urnas, en las próximas elecciones presidenciales.

El derrocado mandatario se refirió en esos términos al momento en que partía hacia el departamento de Olancho, de donde es oriundo.

“Hay que hacer justicia en las urnas. No quiero que se persiga ni que se ejecute a nadie, que sea el pueblo en las urnas quien haga justicia y exprese su voluntad”, expresó Zelaya, quien viajó desde temprano al oriente de Honduras acompañado por varios de sus seguidores.

El ex gobernante retornó a Honduras el sábado 28 de mayo, casi dos años después de haber sido destituido por el Congreso Nacional y tras haber permanecido por 16 meses en República Dominicana.

“Voy para mi tierra, a mi amada tierra de Olancho, la tierra que me vio nacer. Voy para abrazarme con mis paisanos”, apuntó.

Zelaya anunció desde su regreso al país una cruzada con el fin de formar un frente amplio que aglutine a los diferentes colectivos y partidos políticos que se declararon simpatizantes del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP); entre ellos, líderes del partido Unificación Democrática y del partido Liberal.

Con esto, ”Mel” se mantiene en abierta actividad política en busca de que “el FNRP tome el poder”.

Mientras, los diferentes movimientos internos del liberalismo, llevan a cabo reuniones en busca de un candidato con el perfil necesario para derrotar al oficialismo en el poder y al aspirante que podría lanzar la resistencia, entre quienes se menciona a la ex primera dama, Xiomara Castro.