Moscú. La policía rusa detuvo a unos 60 manifestantes durante una manifestación contra el Gobierno el sábado en Moscú, horas después de que el primer ministro Vladimir Putin ofreciera un mensaje conciliador a la oposición en un discurso televisado la vísperas de Año Nuevo.

Testigos Reuters dijeron que vieron a la policía rodear y detener a los manifestantes que estaban gritando consignas como "¡Putin debe irse!" y "¡Libertad para los prisioneros políticos!".

La policía dijo que unas 200 personas participaron en la marcha, con 60 detenidos.

Putin ha enfrentado manifestaciones masivas tras una elección parlamentaria el 4 de diciembre, que manifestantes y observadores internacionales dijeron estuvo marcada por el fraude y por las violaciones. Pese a la creciente presión, se espera que Putin gane cómodamente una elección presidencial en marzo y que regrese al Kremlin.

"Por supuesto, quiero desearle a todos nuestros ciudadanos, independiente de su tendencia política (...) felicidad y prosperidad", dijo en su discurso.

Las protestas del sábado se realizaron en la plaza Triumfalnaya, en Moscú, un tradicional punto de encuentro para la oposición que también fue el lugar de nacimiento de las manifestaciones que han sacudido a Rusia este mes.

Decenas de miles se han tomado las calles este mes en las mayores manifestaciones de la oposición desde que Putin llegó al poder en 1999. El último acto masivo se realizó el 24 de diciembre en el centro de Moscú.

El sábado, una protesta separada atrajo a unas 100 personas en San Petesburgo, donde la policía reportó unos 10 arrestos.