Marco Enríquez-Ominami demandó al Estado de Chile por 100 millones de pesos por el daño moral sufrido a raíz del asesinato de su padre, Miguel Enríquez.

Según informó El Mercurio, la acción judicial fue interpuesta el miércoles 11 de enero de este año en el 34° Juzgado del Crimen de Santiago a través de su abogado, Hernán Fernández, e iba dirigida al juez Mario Carroza, quien investiga la participación de ex miembros de la Dirección de Inteligencia Nacional (DINA) en la muerte del fundador del Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR).

El escrito aclara que en caso de ganar la demanda, el dinero será destinado "a una institución humanitaria privada dedicada a la protección y defensa de los derechos de los niños y niñas residentes o inmigrantes en Chile".

Miguel Enríquez, secretario general del MIR, murió el 5 de octubre de 1974 en un operativo que fue presentado por miembros de la DINA como un enfrentamiento, lo que fue descartado por el juez Carroza, quien en diciembre pasado dictó acusación contra César Manríquez Bravo, Miguel Krassnoff Martchenko, Teresa del Carmen Osorio y Rodolfo Ibáñez como autores del delito.