México DF. La Marina mexicana dijo este domingo que capturó a un cabecilla regional del cártel de las drogas de los Zetas y jefe de un presunto responsable del asesinato este mes de un agente estadounidense en México.

La Marina dijo que elementos capturaron en el estado de Coahuila, en el norte del país, a Sergio Antonio Mora, alias el "Toto", jefe de Julián Zapata Espinoza, "El Piolín", detenido el 23 de febrero y a quien autoridades identificaron como líder de una célula de Los Zetas en el estado central de San Luis Potosí.

Según las autoridades, Zapata Espinoza habría encabezado el ataque, aparentemente por error, contra dos agentes del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos el 15 de febrero, durante el que uno de ellos perdió la vida y el otro resultó herido de bala en una pierna.

Los dos agentes fueron atacados a tiros cuando transitaban por una carretera de San Luis Potosí, a unos 320 kilómetros al noroeste de la Ciudad de México, a bordo de una camioneta Suburban azul marino con cristales polarizados.

Ambos viajaban desarmados porque los oficiales estadounidenses no tienen autorización para portar armas en territorio mexicano. Se dirigían hacia la capital del país después de reunirse con personal estadounidense en ese estado.

Reunión presidencial. La Marina no dio más detalles de la detención del "Toto", que se da unos días antes de la visita a Washington del presidente mexicano, Felipe Calderón, este 2 y 3 de marzo, donde se reunirá con su homólogo estadounidense, Barack Obama.

Ambos abordarán temas de seguridad y narcotráfico durante su reunión, luego del ataque a los agentes, uno de los más graves contra un funcionario estadounidense durante el gobierno de Calderón.

A su llegada a la presidencia a fines del 2006, Calderón emprendió una campaña contra los cárteles, que ha desatado enfrentamientos con fuerzas de seguridad y entre las mismas bandas del narcotráfico, que se disputan las rutas de drogas a Estados Unidos, el mayor consumidor de estupefacientes del mundo.

Desde la campaña presidencial, Calderón llamó a Estados Unidos a asumir un papel más activo en el combate a las drogas que salen y pasan desde México a su territorio.

Ya como presidente, Calderón pidió que el Gobierno estadounidense combata el tráfico de armas hacia México y que abastecen a los cárteles de las drogas mexicanos.

Junto con el "Toto", marinos capturaron a otros cinco miembros de los Zetas, un violento cártel fundado por desertores del Ejército que mantiene una encarnizada lucha con el cártel del Golfo, al que pertenecía hasta el año pasado.