París. El Frente Nacional de Francia eligió a Marine Le Pen como su nueva líder y probable candidata a la presidencia, sustituyendo a su padre de 82 años, Jean-Marie Le Pen, dijeron fuentes próximas al partido de ultraderecha.

El partido no tiene previsto realizar un anuncio oficial hasta mañana, pero la noticia de la votación del viernes se filtró el sábado y varias fuentes confirmaron una clara victoria para Marine sobre su mayor rival, Bruno Gollnisch.

"La victoria de Marine Le Pen fue bastante clara", dijo una de las numerosas fuentes del partido que confirmó la noticia, hablando en condición de anonimato durante un congreso de la agrupación política en la ciudad francesa de Tours.

La imagen fresca y menos polémica de Marine Le Pen le ha dado impulso en los sondeos y su popularidad sugiere que podría quedarse con parte de los votos del partido gobernante, la UMP de centroderecha, en las elecciones presidenciales de 2012.

Se espera que el presidente Nicolas Sarkozy se presente a la reelección en una dura batalla contra una izquierda que está resurgiendo.

Sondeos lo sitúan como uno de los presidentes más impopulares de Francia y su aprobación cayó el año pasado incluso por debajo del 30%, mientras hasta los votantes de centro se cansaban de la crisis económica, los escándalos gubernamentales, la reforma de pensiones y la percepción de tener a un líder impredecible y ostentoso.

Un sondeo divulgado el sábado daba a Marine Le Pen un 16,5%  de intención de voto para las elecciones presidenciales, un 4,5% más de lo que tenía en noviembre y casi la misma cifra con la que su padre obtuvo el histórico pase a la segunda vuelta en las elecciones del 2002, que ganó finalmente Jacques Chirac.

La encuesta, elaborada por Ifop para el diario Sud-Ouest dimanche, le da un 11% entre los electores de Sarkozy. Otro sondeo, de CSA, difundido el viernes, le otorga entre el 17% y el 18% en una primera vuelta.

Pese a que la mayoría de los franceses se opone con fuerza al Frente Nacional, el partido conmocionó al país hace algo más de ocho años, cuando su fundador, Jean-Marie Le Pen, superó a los socialistas y pasó a la segunda vuelta en comicios presidenciales.

Aunque salió derrotado en sus cinco intentos durante casi 40 años, la capacidad del partido de ultraderecha para mantener un 15% de los votos le da influencia en el debate político de Francia.