Provincia. Más de 400  manifestantes llegaron durante la mañana de este miércoles al puerto fronterizo Juan Luis Lizarralde Arrilla, conocido como Aduana 2, de Tecún Umán, y en la frontera El Carmen, Malacatán, San Marcos, y bloquearon el paso vehicular.

Uno de los representantes de los tramitadores, Julio Morales, informó que la propuesta de reforma fiscal les afecta puesto que esta contempla que todos los trámites aduanales de ingreso de mercadería y vehículos se realicen en la capital, con lo que ellos se quedarían sin trabajo.

Además añadió que dicha reforma también pretende que los vehículos del 2006 o anteriores ya no ingresen al país, lo que se afectaría a los importadores de vehículos, ya que disminuriá el número de importaciones.

En tanto, detalló que la economía de las zonas fronterizas también se verá afectada, puesto que hay mecánicos, hoteleros, restauranteros  y dueños de parqueos que se ven beneficiados con el flujo de personas que permanecen en las aduanas para hacer trámites.

“No nos oponemos a que el gobierno trate de mejorar la recaudación, pero no permitiremos que esta propuesta de reforma afecte nuestro modo de vida”, citó uno de los manifestantes.

Los vehículos que trasladan mercadería desde y hacia México están parados en la carretera y otros en las aduanas, pues los manifestantes les impiden circular.

En Puerto Quetzal, Escuintla, varios tramitadores también mantienen interrumpidas las actividades en esa frontera, comentó el representantes de la Asociación de Gestores, David del Cid

Además, comentó que no se oponen a la propuesta de reforma fiscal, sino que solo al paquete que incluye la importación de vehículos, la cual consideran es monopolista, pues beneficia únicamente a las empresas que venden carros nuevos.

Asimismo, explicó que este paquete afectará también a la clase media del país, pues son ellos quienes compran vehículos rodados.

En Puerto Barrios, Izabal, los manifestantes colocaron carteles con mensajes de rechazo a la reforma fiscal y están suspendidas todas las actividades aduaneras.

Los inconformes aseguran que no se retirarán del lugar hasta que el gobierno acepte dialogar con ellos y definir estrategias en la propuesta de reforma, que no los perjudiquen.

Añadieron que las acciones de rechazo se irán incrementando si sus demandas no son escuchadas.