Londres, EFE. Más de 4.000 policías velarán mañana por la seguridad durante el funeral en Londres de la ex primera ministra británica Margaret Thatcher, informó hoy Scotland Yard.

El dispositivo de seguridad consistirá en una operación conjunta entre la Policía Metropolitana de Londres, la Policía de la City (centro financiero) y la Policía del Transporte Británico.

Según Scotland Yard, un "pequeño número" de manifestantes se ha puesto ya en contacto con las fuerzas del orden para comunicar que tiene previsto protestar al paso del cortejo fúnebre por las calles de la capital del Reino Unido, durante el que posiblemente darán la espalda al féretro de la llamada "Dama de Hierro".

El funeral se celebrará este miércoles a las 10.00 GMT en la catedral de San Pablo y a él asistirá la reina Isabel II y su esposo, el duque de Edimburgo, además del primer ministro británico, David Cameron, y destacadas personalidades del Reino Unido.

"Se ha puesto en contacto con nosotros un pequeño número de personas que tiene previsto manifestarse. Estamos trabajando con ellos y pedimos a cualquiera que quiera manifestarse que se acerque y hable con nosotros", dijo hoy Christine Jones, portavoz de Scotland Yard.

Aunque aún no se han producido detenciones relacionadas con el funeral, advirtió la agente de policía, las fuerzas del orden "actuarán en consecuencia" si surge "la necesidad de arrestar a aquellos que cometan actos delictivos o violentos".

"El derecho a protestar pacíficamente es fundamental en nuestra democracia, sin embargo, ese derecho solo es válido si la protesta no desemboca en actos delictivos o en violencia", subrayó Jones.

Además de los efectivos policiales, más de 700 miliares británicos tomarán parte de la procesión fúnebre que recorrerá las calles de Londres hasta llegar a la catedral de San Pablo, en lo que será un funeral similar a uno de Estado.

Se espera que mañana haya otras protestas en varias ciudades del país, como Liverpool o Glasgow, mientras que en Durham, norte de Inglaterra, varios mineros tienen previsto organizar una fiesta por la muerte de Thatcher y recordar su decisión de cerrar minas.

También en la ciudad de Derry, en Irlanda del Norte, la policía autónoma, PSNI, aumentará sus efectivos ante la posibilidad de que puedan producirse altercados tras el funeral de Thatcher.