El último estudio de Pobreza Multidimensional, realizado por la Secretaría de Planeación de Bogotá, arrojó que Más de 432.000 familias viven en la pobreza, tras comparar los resultados del año 2003 con los de 2010.

Mientras en 2003 había 538.501 hogares que eran calificados con pobreza multidimensional, en el año 2010 fueron solo 432.094, es decir, más de cien mil hogares han mejorado su calidad de vida en los últimos siete años.

Este resultado tiene mayor relevancia si se tiene en cuenta que el número de hogares en Bogotá ha aumentado de 1.856.928 en 2003 a 1.977.166 en 2010.

Las localidades donde más se ha visto este mejoramiento han sido Suba, Engativá y Fontibón.

La Pobreza Multidimensional tiene en cuenta no solo el ingreso o los gastos del hogar, sino otros temas fundamentales para medir la calidad de vida de los bogotanos, como el acceso a la salud, a la educación, el trabajo y los servicios públicos.

Norma Salamanca, directora de Estudios Macro de la Secretaría de Planeación, explicó la importancia del estudio. “Permite ver comportamientos, avances o situaciones que no se pueden ver con otro tipo de estudios como el GINI o el IBP, que se basa en los ingresos, más no en la situación del sujeto”.

El sector donde mayores avances se han presentado ha sido el de salud, pues pasó de 37,7 puntos a 25,9 puntos de incidencia de pobreza en los hogares de la capital.

Además las otras dimensiones estudiadas también han presentado un avance en educación que se pasó de 39,9 puntos a 36,6 puntos, trabajo de 71,0 a 67,7 puntos, y acceso a servicios públicos de un 8,5 a 6,5 puntos.

Esta última dimensión es una de las que más ha contribuido al mejoramiento de los hogares: “la dimensión de acceso a servicios públicos y condiciones de la vivienda muestran que son en su mayoría cubiertos satisfactoriamente en la ciudad y en todas las localidades, tanto para los hogares en general como para los hogares pobres y que las privaciones en este aspecto afectan a un porcentaje bajo de hogares” afirmó Tejada.

Este método, desarrollado por el centro Oxford Poverty & Human Development Iniciative y adoptado por el distrito, también servirá de base para guiar la inversión a acciones que apoyen la lucha en contra de la pobreza en la capital.