Lima (Andina). Alrededor de 1.100 migrantes peruanos fueron expulsados de Estados Unidos en los últimos 19 meses, la mayoría por encontrarse en situación irregular, denunciaron este miércoles los representantes peruanos en el Parlamento Andino, Alberto Adrianzén e Hildebrando Tapia.

Indicaron que los connacionales se encontraban en esa situación debido a la falta de una política adecuada para los extranjeros que trabajan en territorio estadounidense, y cuestionaron que el gobierno de Washington se niegue a discutir su política migratoria.

Adrianzén, vicepresidente del Parlamento Andino, sostuvo que por una cuestión de índole administrativa, los peruanos fueron expulsados pese a que son ciudadanos afincados desde hace muchos años en ese país y pagan sus impuestos al día e incluso tienen hijos.

“Es incomprensible que no se tome en cuenta todo esto al ordenar las expulsiones”, afirmaron los parlamentarios.

En 2010, según datos oficiales del Ministerio de Relaciones Exteriores, fueron deportados de Estados Unidos 677 peruanos: 181 reportados por el consulado en Los Ángeles, 134 por el consulado de Houston, 88 por el de Washington, entre otros.

Y en 2011, hasta el 5 de agosto fueron expulsados 423 peruanos: 97 reportados por el consulado peruano en Houston, 82 por el de Washington y 73 por el de Los Ángeles.

Adrianzén y Tapia señalaron que la cifra de 677 peruanos irregulares deportados en 2010 es mínima en comparación con los 278.320 mexicanos y los 28.160 guatemaltecos indocumentados expulsados ese año.

En 2009, alrededor de 389.000 inmigrantes indocumentados fueron deportados del país del norte; mientras que el año pasado, 392.862 inmigrantes irregulares corrieron la misma suerte.

Estas cifras fueron presentadas por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de la administración estadounidense.

Los parlamentarios andinos afirmaron que para frenar las expulsiones de migrantes en Estados Unidos es necesaria una reforma migratoria integral impulsada por el Congreso de esa nación, lo cual evitaría situaciones dramáticas.

“Son 11 millones de irregulares, entre ellos alrededor de medio millón de peruanos, que esperan un cambio de la ley migratoria para poder volver a ver a sus familiares, ganar sueldos justos y vivir con tranquilidad”, concluyeron.