El 43% de la población brasileña conoce casos de políticos que compran sus votos, y otro 41% declara haber conocido a alguien que dio su voto a cambio de algún beneficio.

Los resultados pretenecen a una encuesta realizada por Ibope Inteligência a pedido de la Associacão dos Magistrados Brasileiros, cuyo margen de error es de 2,2 puntos porcentuales, y 95% de nivel de confianza.

Sólo 14% del total de los 2.002 encuestados brasileños (52% de mujeres y 48 % de hombres) que contestaron este estudio tiene un nivel de escolaridad superior, mientras que 36% no alcanzó la enseñanza básica, siendo el estrato socioeconómico medio el dominante, con 49%.

Los índices de conocimiento de compra de votos son más bajos en la región sureste y entre la población con menos escolaridad. Los nordestinos son los que más admiten votar por un candidato que ofrezca algún beneficio (21% versus 13% del total), y los que menos denunciaron tal acto (65% versus 54% del total).

La gran mayoría de la población (85%) afirma que no votaría por un candidato que le ofreciera algún beneficio. En tanto, apenas 41% denunció una propuesta de compra de votos. La gran mayoría de los casos denunciados se realizaron ante un juez electoral o la justicia electoral (43%).

De los brasileños que menos denuncian la tentativa de voto son los nordestinos (32%) y las personas con escolaridad más baja (39,3%, considerando un promedio entre enseñanza básica y media).

Distinto es el caso de los de los sureños, ya que el 53% declara denunciar este tipo de hechos, sobre todo aquellos con nivel superior más alto (55%), que son los que más denuncian realizan.

Cuando se pregunta sobre cuáles son los criterios utilizados para definir el voto, 53% dice que son las propuestas de los candidatos, mientras que 21% dice ser los beneficios que el elector, su familia y comunidad reciben.

En promedio, el 85% de los entrevistados brasileños declara estar a favor de la Ley Ficha Limpia. De ese total, el 91% tiene escolaridad superior, lo que refleja que nuevamente son estas personas las que apoyan una elección transparente.

Para gran parte de la población, la política es una actividad que beneficia sólo a los políticos: 73% concordó que el principal beneficiado es el político, versus el 30% que concuerda que el principal beneficiado es el pueblo.