Tegucigalpa. Una matanza de 17 personas en Honduras se debió a una disputa entre dos pandillas de origen salvadoreño que trabajan para cárteles mexicanos, dijeron este miércoles las autoridades locales.

Honduras es uno de los países con más homicidios en el mundo, con 66,8 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según el Observatorio de la Violencia, una entidad patrocinada por las Naciones Unidas.

Dos pistoleros asesinaron este martes a 17 personas en una zapatería en la ciudad industrial de San Pedro Sula, la más violenta de Honduras, en uno de los peores episodios vinculados al narcotráfico en los últimos meses en el país centroamericano.

Las autoridades reportaron al inicio que 18 personas habían muerto, pero luego corrigieron la cifra a 17.

La agresión tiene que ver con la rivalidad entre las pandillas Mara 18 y Mara Salvatrucha, que surgieron entre emigrantes salvadoreños en Los Angeles y se propagaron a otros países de Centroamérica. Hace unos años, estas bandas comenzaron a trabajar para los poderosos cárteles mexicanos.

"Esta masacre (...) está ligada a la droga que reciben como pago las pandillas y otros grupos en Honduras por parte de los cárteles mexicanos y colombianos a cambio del apoyo que reciben por trasegar cocaína a través del país", dijo a Reuters el jefe de la policía en San Pedro Sula, Héctor Mejía.

"La droga que reciben estas pandillas es vendida internamente en el país en el llamado narcomenudeo, lo que desata disputas por el control de territorios de venta que es lo que ha exacerbado la violencia en Honduras", agregó Mejía en una entrevista telefónica.

La policía reveló retratos hablados de dos de los presuntos asesinos y pidió a la población informar sobre su paradero.

Autoridades de Honduras aseguran que el líder del cartel de Sinaloa, Joaquín "El Chapo" Guzmán, posee haciendas en el oeste de Honduras, que limita con Guatemala, y ha pasado vacaciones en las Islas de la Bahía, en el Caribe.

Honduras es uno de los países con más homicidios en el mundo, con 66,8 asesinatos por cada 100.000 habitantes, según el Observatorio de la Violencia, una entidad patrocinada por las Naciones Unidas.