Washington/Kandahar, Afganistán. El presidente Barack Obama dijo este lunes que la matanza de 16 civiles afganos a manos de un soldado estadounidense aumenta su determinación de sacar a las tropas estadounidenses de ese país, mientras que un funcionario dijo que el sargento acusado sufrió previamente una lesión traumática en el cerebro.

Las muertes del domingo desencadenaron airados llamados de los afganos para una salida inmediata de los efectivos estadounidenses. Obama dijo que no debe ser una "salida precipitada" de las fuerzas de su país que han estado luchando en Afganistán desde el 2001 y que la reducción debe llevarse a cabo de manera responsable.

El sargento estadounidense acusado abandonó su base en la provincia sureña de Kandahar en medio de la noche y disparó al menos a 16 civiles, en su mayoría mujeres y niños.

El secretario de Defensa estadounidense, Leon Panetta, dijo que podría buscarse la pena de muerte en el sistema de justicia militar contra el soldado, cuyo nombre no ha sido divulgado públicamente.

Al referirse a la masacre del domingo, Obama dijo en una entrevista con KDKA, una filial de la cadena CBS en Pittsburgh: "Me hace más determinado de asegurarnos que estemos llevando nuestras tropas a casa".

"Es el momento. Ha pasado una década, y, francamente, ahora que dimos con Osama) bin Laden, ahora que hemos debilitado a Al Qaeda, estamos en una posición más fuerte para hacer la transición de lo que hubiéramos estado dos o tres años atrás", agregó Obama, en referencia al líder de Al Qaeda que murió el año pasado en Pakistán a manos de fuerzas estadounidenses.

El sargento acusado por la masacre fue atendido por una lesión cerebral traumática sufrida en un vuelco de un vehículo en el 2010 durante un despliegue previo en Irak, dijo un funcionario estadounidense.

El funcionario, que habló bajo condición de anonimato, dijo que era prematuro afirmar si existía alguna relación entre la lesión cerebral y el ataque del domingo.

Panetta describió el tiroteo como un suceso aislado que no alteraría los planes de una retirada gradual y ordenada de las fuerzas de combate estadounidenses para finales del 2014.

"La guerra es el infierno. Este tipo de eventos e incidentes van a tener lugar, han tenido lugar en cualquier guerra. Son acontecimientos terribles. Y este no es el primero de estos eventos, y probablemente no será el último", dijo el secretario de Defensa a los periodistas que lo acompañaban en un vuelo hacia Kirguistán.

"Pero no podemos permitir que estos acontecimientos debiliten nuestra estrategia o la misión en la que estamos involucrados", agregó.

Cmparaciones con May Lai. Obama fue presionado en otra entrevista separada con WFTV, una afiliada de la cadena ABC en Orlando, sobre si hay un paralelismo entre el asesinato de los 16 civiles afganos y la tristemente célebre masacre de My Lai, ocurrida en 1968 durante la guerra de Vietnam.

"Esto no es comparable", afirmó Obama.

"Parece que hubo un solo hombre armado que actuó por su cuenta", expresó. "De ninguna manera esto es representativo de los enormes sacrificios que nuestros hombres y mujeres han hecho en Afganistán", sostuvo Obama.

Obama y sus socios de la OTAN tienen la intención de retirar la mayor parte de sus tropas de Afganistán a fines del 2014, dejando a un Ejército inexperto a cargo de la seguridad del país.

"No creo que este incidente vaya a cambiar el calendario de una estrategia que fue diseñada y está siendo implementada de una manera que permita el retiro de las fuerzas de Estados Unidos, para permitir su traspaso en el rol principal a la autoridad de seguridad afgana", dijo a periodistas el portavoz de seguridad de la Casa Blanca, Jay Carney.

Sólo días antes del ataque del domingo, Kabul y Washington habían hecho avances importantes en las negociaciones en el Acuerdo de Alianza Estratégica que permitiría a asesores y fuerzas especiales estadounidenses quedarse en el país después que las tropas extranjeras se vayan en el 2014.

Pero asegurar la entrada en vigencia completa del pacto podría ser mucho mas difícil ahora.

"Esto podría retrasar la firma del Acuerdo de Alianza Estratégica", dijo a Reuters el lunes un importante funcionario afgano.